relato

No sé cómo me he dejado convencer por Iñaki

No sé cómo me he dejado convencer por Iñaki (mi compañero de trabajo), pero ya ves, aquí estoy, nervioso e impaciente: son las ocho de la tarde, es jueves, y estamos en la plaza de Cibeles.
No somos los únicos, aquí hay mucha más gente con sus bicis esperando, también impacientes. Muchos se conocen y saludan, se reencuentran, otros se presentan, todos sonríen.

Suscribirse a relato